Molina de Segura,
Cabecera
InicioPartido PopularActualidadMedidas de gobiernoAfiliacionesPrograma de gestiónGrupo
buscar
Fondo
Inicio - Actualidad - Articulos de Opinión
 
 
OTROS ARTÍCULOS
 
 
 
 
 
 
 

SOY MUJER DE PENSAMIENTO LIBRE Y SOY DEL PP (12-09-2018)

SOY MUJER DE PENSAMIENTO LIBRE Y SOY DEL PP

Soy mujer, tengo libertad para pensar y decidir sobre mi sexualidad y no me escandalizo por ver un cuerpo de hombre o mujer desnudo, cuanto menos por enseñar unas “tetas”.

Sinceramente creo que este gesto está sobrevalorado y pasado de época, más propio de aquella etapa del “destape” de un sistema reprimido y con grandes anhelos de mostrar el cuerpo como signo de libertad.

Vivo donde todo el mundo, en el siglo XXI, la era digital que ha supuesto grandes cambios en las relaciones humanas y en la manera de entender el mundo.

No tengo la sensación de no sentirme yo misma. Elijo de manera libre lo que me conviene y lo que me gusta. Podría decirse que soy una mujer libre de pensamiento, liberada en muchos aspectos y para sorpresa de muchos, soy del PP.

Para la tranquilidad de otros, que creo no deben conocer ni tener amigas en la derecha, las mujeres de centro derecha o de derechas no somos rancias, ni puritanas, lo mismo que las mujeres de izquierdas, no son unas libertinas o trasgresoras.

Estoy convencida de que el espectáculo de las Chillers tampoco gustó a la gran mayoría de mujeres de izquierdas, porque así me lo han hecho llegar.

Lo que pasó de manera objetiva estuvo “fuera de madre” o “de traste”, en definitiva no es aceptable.

Seguro que el primero en atragantarse fue el concejal socialista de festejos ante la espontaneidad desmedida de la cantante.

Sin embargo creo que hay dos errores graves.

Uno es político, el más importante y el otro sólo es achacable a las Chillers.

El error político es no pedir disculpas y tapar el error como sea y con suerte, por si cuela, también le echo la culpa de esto al PP.

Y es que cuando como consecuencia de nuestra poca acertada gestión política pasa algo y levanta ampollas entre las personas para las que se gobierna, debería mostrase un poco de gratitud y pedir disculpas.

Quizá el frente de izquierdas, no lo ha hecho porque no tiene nada que agradecer al pueblo de Molina, porque el pueblo le dijo NO al actual equipo de gobierno, dijo que NO quería que la izquierda gobernara la ciudad.

Pero un buen gobernante, debe ser al menos humilde para reconocer eso y devolverle a los molinenses gratitud y respeto, gobernando para todos, aunque nadie los haya votado para ese noble fin.

Del otro error sólo es responsable el grupo musical Chillers, que han visto en esta puesta en escena la mejor forma de vender su marca.

A ellas como mujer les digo, que no hablen en boca de todas las mujeres porque yo, con mi pensamiento libre, jamás me expresaría así, porque flaco favor nos hacemos confundiendo reivindicación con enseñar las tetas o emplear un lenguaje soez y vulgar.

Porque la lucha de las mujeres no es esa, ni de esa manera, es mucho más.

Una lucha ordenada en un escenario, en la escuela, en el hogar o en las Instituciones, claro que sí, pero no así, no encaramada a los hombros de un chico, enseñando el cuerpo gratuitamente y diciendo lo que se te pase por la cabeza como si de una fiesta privada se tratase.

Los sitios públicos hay que cuidarlos porque están llamados a la convivencia, al respeto y gestos así incomodan y rompen la armonía y felicidad de una noche de fiesta para todos, mayores y menores.

En cuanto al horario, no sabía que en fiestas había toque de queda para las familias y así poder dejar la calle libre a todos aquellos que mal interpretando conceptos como libertad de expresión y reivindicación, puedan hacer o decir lo que quieran en espacios que son de todos.

Me gusta salir a cenar y disfrutar de los conciertos como a todo el mundo. Mis hijas de 8 y 13 años aún me acompañan y sinceramente, a ningún padre, de derechas o de izquierdas, de manera voluntaria, lleva a su hijo a un concierto donde sepa que va a ocurrir esto.

Y por último, a vosotros, los hombres que tan indignados se han sentido porque nos escandalizamos al ver unas tetas y se atreven a llamarnos retrógradas a la gran mayoría de mujeres que no estamos cómodas con estas actitudes, les diría que dejen de mirar las tetas con su cerebro reptiliano.

Quizá es un debate que os queda muy lejos a vosotros, a esos hombres que sólo ven unas tetas, queremos a esos hombres que defiendan a la mujer desde las perspectiva holística e integral de la persona.

Soy mujer, libre sexualmente y de pensamiento. No enseño las tetas para revindicar mis derechos como persona o mujer.

Soy una mujer libre, sin complejos, como la gran mayoría de mujeres y además, soy del PP.

Juana Carrillo Muñoz
Concejal del Grupo Municipal Popular