Molina de Segura,
Cabecera
InicioPartido PopularActualidadMedidas de gobiernoAfiliacionesPrograma de gestiónGrupo
buscar
Fondo
Inicio - Actualidad - Articulos de Opinión
 
 
OTROS ARTÍCULOS
 
 
 
 
 
 
 

50 ANIVERSARIO POLIDEPORTIVO EL ROMERAL (28-11-2017)

50 ANIVERSARIO POLIDEPORTIVO EL ROMERAL

En el mes de junio de este año se han cumplido 50 años de la existencia del actualmente llamado Polideportivo “El Romeral”, una instalación, que durante este medio siglo, ha acogido a miles de deportistas molinenses y que han desarrollado multitud de disciplinas, aparte de eventos de todo tipo.

El polideportivo fue tomando pujanza y en los años ochenta se apostó mucho por el deporte escolar, que hasta entonces estaba casi abandonado de la mano de Dios. Se fundó el Instituto Municipal de Deportes (IMD), se trabajó intensamente a través de los colegios e institutos, potenciando mucho los juegos de equipo, y especialmente en disciplinas como atletismo y gimnasia, hasta entonces, casi centralizados en las clases de los referidos centros escolares. Nombres propios que llevaron a cabo esta expansión fueron José Antonio García Molina, José Belmonte, Paco Ruiz, Máximo López, Cayetano Moreno, Fulgencio Manzano, Manuel Ramón, Paco Azorín o Felipe Hernández.

MOLINA DE SEGURA, MEDIO SIGLO ATRÁS

Si retrocedemos en el tiempo, nos situamos en 1967, en una Molina, cuyo término municipal estaría en torno a los 15.000 habitantes, toda su actividad se centraba casi exclusivamente en la indiscutible pujanza de la industria de la conserva vegetal y sus derivados, como las factorías de madera, hojalata, cartón o maquinaria, pues el plástico vendría unos años después. Desde las más grandes y relevantes, como La Molinera, Prieto, Hernández Contreras, El Pelícano o Maximino Moreno, (algunas de reconocida fama internacional) hasta las mas pequeñas, no menos de veinte fábricas, convertían a Molina de Segura en “Cuna de la Conserva Vegetal”. Animadas por esta bien ganada fama a lo largo de los años, miles de personas y hasta familias enteras, llegarían a nuestra población, muy buena parte de ellos para instalarse definitivamente aquí.

La juventud de entonces tenía escasos argumentos para su ocio -tampoco se necesitaba tanto-, que salvaban los interminables paseos por el propio Paseo Rosales, acudir al cine, en verano el Victoria y Rosales, mientras que en invierno, este mismo que se convertiría en dos, el mítico Teatro Vicente o el Club Parroquial, también llamado “Biscuter”, junto a la Iglesia de la Asunción, en los sábados y sólo para niños.

FÚTBOL DE AFICIONADOS

Situándonos a comienzo de los años 60, el fútbol federado en nuestra localidad afrontaba una grave crisis, motivada, sin duda, por la depresión causada por la desaparición del C.D. Molinense en su primera etapa, debido a las esperanzas que se le habían ofrecido desde la propia Federación de militar por primera vez en su pequeña historia en Tercera División, junto al Alcantarilla, pero una reclamación a última hora del Tháder de Rojales y Almoradí, frustró las esperanzas de los clubes murcianos. Fue una gran decepción, pues todo estaba preparado para su debut en la división de bronce. Hubo desbandada general.

El viejo Romeral, que comenzó su andadura en 1952, e inaugurado oficialmente en el famoso partido del 19 de marzo de 1953 ante el Alcoyano, el campo de fútbol quedó de la mano de Dios, y las tapias, derrumbadas por el viento, estaban permanentemente en el suelo. No obstante, no faltaron nunca los equipos de aficionados, y de ahí, El Aspa, El Ludus, Conquista, La Estrella; para dar paso después a los Molybel, Oje, Espartaco, Fátima, Los Pasos, El Circo, Rasem o Jumfer, así como otros muchos. Proliferaron los campeonatos y partidos amistosos entre ellos. Aparte de este mítico campo, habían también una eras habilitadas para jugar: Los Juncos (con tres terrenos de juego) en el Barrio de “Los Mosquitos” (ahora San Antonio), y otros dos en la zona de “Los Rogelios” (ahora San José – Los Ángeles). Ninguno tenía porterías, ni casetas, ni aseos, simplemente al aire libre. Era otro concepto de fútbol y en muchos casos, hasta sin árbitros.

CAMPO NUEVO Y CAMPEONATO DE EMPRESAS

Entre unas y otras cosas, llegamos a 1967. El Romeral ya está programado para dar paso a la futura Escuela de Capacitación Agraria, y el entonces alcalde, Juan Vicente Dávalos, donó unos terrenos junto a la fábrica de “Carmosa”, y a muy pocos metros del cementerio, destinados para la práctica del balompié. Provisionalmente se le puso el nombre de “Campo Nuevo”, pues no había nada de polideportivo, salvo vestuarios y aseos.

El rectángulo de juego, naturalmente, era de tierra. El deporte rey estaba por entonces bajo mínimos y varios aficionados, picados por el gusanillo, estudiaron y decidieron organizar un campeonato de empresas de cara al verano, pues en esas fechas, todas las fábricas, estarían a tope. El sueño se convirtió en realidad y la OJE (Organización Juvenil Española) se postuló para organizarlo y participar con un equipo. Aunque, a última hora, por causa que nunca sabremos, declinaron ambos ofrecimientos.

Juan Ruiz Pérez sustituyó a José Larrosa como presidente del Comité, en que también formaban parte un delegado representante de cada club. Al final, se inscribieron siete equipos, componiendo dos grupos, GRUPO I: Santa Bárbara (Envases Sánchez Rex), Twist (Juan Martínez Riquelme), Gladiador (Hernández Contreras) y Vimar (José Martínez Riquelme). GRUPO II: La Molinera (Hernández Pérez), Prieto y el joven Molybel (Molina y Beltrán). Se sortearon los calendarios, el torneo, después de varios años sin algo serio, levantó una gran expectación, y el primer partido fue el 26 de junio entre Santa Bárbara-Vimar.

Se dio espaldarazo al Campo Nuevo, aunque sin inauguración oficial. El campeonato, que se inició, como una competición de amigos, se animó más de lo previsto. Sobre todo, los aspirantes, fueron incorporando jugadores contrastados de la Región. Aparecieron conflictos y disputas, y antes de terminar la primera fase, Santa Bárbara y Gladiador, al sentirse agraviados, optaron por retirarse. Campeón fue el Twist, que venció en la final a La Molinera por 1-0, gol conseguido por Ramón, a la sazón, sobrino del entrenador, Antonio Fernández “Quisco”.

Además del fútbol, otro deporte que tenía una gran raigambre en nuestra localidad en aquellos tiempos, era el ciclismo llevado de la mano por el Club Ciclista Molinense. Se convirtió, por méritos propios, en uno de los más antiguos de la Región; organizando anualmente el "Gran Premio Virgen de la Consolación". Desapareció hace unos años, y vuelve a celebrarse actualmente.

VUELTA A LA COMPETICIÓN OFICIAL

Pese a perder, el animoso presidente de la marca conservera, José Sánchez Martínez, decidió seguir en el fútbol, y de cara al inminente ejercicio, optó por inscribir federativamente, un equipo para participar en el campeonato de juveniles de segunda categoría.

El primer partido oficial en esta instalación fue La Molinera contra Repsol de Cartagena, octubre de 1967. Posteriormente se participaría en el Campeonato Regional de Aficionados, y luego en Segunda Regional.

El campo estuvo un tiempo paralizado por las obras, sufriendo una gran remodelación, que trajo hasta Juan Antonio Samaranch. La instalación se fue ampliando con la primera piscina municipal, (aunque en los años 60 había una privada de la familia Bermejo, en la plaza Rogelio Gil, ahora Región Murciana, junto a la Iglesia de la Asunción), después el pabellón cubierto, hasta convertirse en lo que es a día de hoy, incorporándose continuamente disciplinas como el baloncesto, natación, fútbol sala, atletismo, bádminton, tenis, balonmano, pádel y tantas otras, amén de acoger eventos de todo tipo.

LA GESTA DEL C.D. MOLINENSE

Centrándonos en el deporte rey, el ya bautizado como Polideportivo fue testigo de una gesta inigualable, la protagonizaría el renacido C.D. Molinense entre octubre de 1973 y mayo de 1975, permaneció la friolera de 64 partidos imbatido, todo un record nacional. Eran los tiempos de Joaquín Sánchez Rex, y naturalmente, se lograron dos ascensos consecutivos de categoría, de Segunda a Primera Regional y de ésta a Preferente.

En septiembre de 1975 se inauguraría el estadio Sánchez Cánovas, eran los tiempos de más esplendor del fútbol local. Posteriormente se lograría la tan ansiada Tercera División, debido a una remodelación de la Categoría.

A lo largo de este medio siglo, el fútbol ha evolucionado sobremanera. En aquellos tiempos, la mayoría eran campos de tierra, el que tenía césped era un privilegiado. Los partidos televisados, escasos, eran en blanco y negro, no existían las tarjetas, tampoco estaban permitidas las sustituciones de jugadores, siendo muy habitual “el gol del cojo”. Casi tampoco había marcadores en las instalaciones, y los que había eran manuales. En otros, las gradas brillaban por su ausencia, y en las clasificaciones, se especificaban los “Positivos” y “Negativos”, diferencia entre lo perdido en casa y ganado fuera.

2005, SE REBAUTIZA EL NOMBRE DEL CAMPO DE FÚTBOL

En el año 2005, el campo de fútbol de tierra se convirtió en el primer terreno municipal de césped artificial, adquiriendo dimensiones reglamentarias, dividiéndose así mismo en dos campos de fútbol-7. Se inauguró el 16 de enero, aprovechando para rebautizarlo con el nombre de Polideportivo “El Romeral”, en referencia, naturalmente, y como homenaje al desaparecido primer terreno federado que tuvo Molina de Segura. Luego se dotó también de césped artificial al campo de fútbol-7 anexo.

EFEMÉRIDES DE HACE 50 AÑOS

La mayoría de las calles del pueblo estaban sin asfaltar y el Ayuntamiento estaba ubicado en un viejo inmueble de la calle Nueva. El Paseo Rosales era el nexo de unión de los jóvenes, aparte de las salas cinematográficas citadas al principio. Colegios oficiales eran las Escuelas Graduadas (Luego en el Jardín), Las Parroquiales y Las Monjas (Sagrada Familia) sólo para mujeres. Un popular maestro era José Antonio Hernández García “Navillo” y para aprender a escribir a máquina o preparar oposiciones, Esteban Vicente Contreras “Maestro Rosa”. También eran los primeros años del actual instituto Vega del Táder, entonces denominado “Sección Delegada del Instituto Alfonso X El Sabio”.

La parroquias que teníamos eran dos: La milenaria Iglesia de la Asunción y el Sagrado Corazón de Jesús. Destacaban novilleros como el Molinero, el Filigranas, el Señorito, Martínez de Molina, Joaquín de los Reyes o Vicente Segura. En una década prodigiosa, actuaron en las fiestas locales, mitos de la música como Julio Iglesias, Camilo Sesto, Nino Bravo, Rocío Jurado, Juan Pardo, Mari Trini o los Tres Sudamericanos, entre otros. Tuvimos también nuestros boxeadores, Palazón, Pineda y Hernández. Año arriba, año abajo, era la Molina de entonces.

En España, el cine nacional acaparaba mucho más protagonistas que en la actualidad, siendo las Sara Montiel, Lola Flores, Carmen Sevilla, Marisol, Rocío Jurado o Rocío Durcal, entre otras, las divas de aquellos años. El Cordobés revolucionaba el mundo de los toros, cuando la Fiesta Nacional estaba en pleno apogeo.

En el aspecto futbolístico, el Real Madrid Ye-ye, denominado así, por haber apostado por la juventud y la cantera, al no permitirse jugadores extranjeros, dominaba las ligas. En 1966 había conseguido su sexta Copa de Europa, en blanco y negro, claro.

En aquel verano de 1967 tuvo gran repercusión mediática en nuestra Región, el accidente mortal en Mota del Cuervo (Cuenca) el 5 de Junio. En él perdió la vida el Gobernador de Murcia D. Nicolás de las Peñas y de la Peña, así como su esposa Doña Josefina Laredo Segovia, y el conductor del vehículo. Precisamente, 4 miembros de una conocida familia molinense corrieron idénticas desgracia en la misma población el día 15 de octubre de 2001. Se trata del matrimonio formado por Ramón Romero Navarro y su esposa Isabel Aranega Cabrera, así como sus hijos Vanesa de 21 años (recién casada) y el niño Antonio de 11 años. Los 4 miembros de la familia perdieron la vida en ese trágico accidente tristemente recordado

En el ámbito político había poco que hablar. El mundo estaba en plena “Guerra Fría”, por las distensiones entre americanos y rusos, con el muro de Berlín o “de la vergüenza” como protagonista. Había otra guerra, pero real, la de los “Seis días” protagonizada por israelitas y una alianza de países árabes, a causa del problema palestino, un conflicto que nunca acaba.

En el deporte destacó la desposesión del título de los pesos pesados de Cassius Clay (Mohamed Ali) por renunciar a hacer el servicio militar para Estados Unidos. Los Beatles dominaban el panorama musical, mientras el “Rey del Rock” Elvis Presley contraía matrimonio en 1967. Muchos expertos consideraron que este año fue el más transcendental en el mundo de la música. Fue también el año en el que asesinaron al “Che Guevara”, o en el que el doctor Barnard hizo el primer trasplante de corazón, toda una revolución en el mundo de la medicina.

DIVERSOS ACTOS

Con motivo de los 50 años de esta efeméride, nuestro Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Deporte y Salud, ha previsto un amplio programa de actividades para todos los gustos y edades para los meses de noviembre y diciembre. Tenemos así mismo, que dejar patente que la Asociación de Deportista de Molina ha colaborado muy eficazmente con la aportación de numerosas fotografías, que serán exhibidas durante varias semanas en el Pabellón Serrerías, la mayoría de ellas conseguidas por su presidente Miguel Sánchez Palazón.

Jesús Maeso Monge